My Mexican Bretzel

Una película de Nuria Giménez Lorang // Cicle Cinema Gaudí

Finalitzat
DURADA:  74 min.
Dijous 17 de juny | 20:00 h

VENDA D'ENTRADES ONLINE A PARTIR DEL 3 DE JUNY

(degut a la pandèmia la venda d'entrades es limita a les dues setmanes anteriors a l'espectacle aproximadament, davant la incertesa en les mesures de seguretat que es prenen segons l'evolució de la Covid-19).

Género : Drama | Romance| Experimental | Found Footage|

- NOTAS DE LA DIRECTORA -

Esta película nace a raíz de una muerte. Me parece hermosa la idea de que la muerte,
con toda la tristeza y el dolor que conlleva, también puede dar a luz a un nuevo proyecto, a una
nueva vida.
Mi abuelo, Frank A. Lorang (India, 1913 – Suiza, 2010), tenía medio centenar de bobinas de 8mm
y 16mm con imágenes increíbles que había filmado él en los años 40, 50 y 60 del siglo pasado. A
pesar de tener buena relación con él, nunca mencionó la existencia de ese material. Todos esos
kilos de celuloide en los que él había atrapado pedazos de vida, infinitas historias, y momentos
fascinantes pasaron 40 años en la oscuridad de su sótano.

Casi un año después de que hubiese fallecido, acompañé a mi madre a Zurich, donde él había
vivido gran parte de su vida, y allí encontramos las latas, perfectamente apiladas, ordenadas y
etiquetadas. Yo me sentí como un pirata que encuentra el tesoro. Sin saber ni lo que contenían
ni en qué estado estaban, sentí gran entusiasmo y una curiosidad casi dolorosa por saber lo que
escondían. Así que las cargamos en el coche y nos las llevamos hasta Barcelona, donde vivimos.
El cine digital es muy ligero, pero el analógico pesa lo suyo. Y más si vives, como yo vivía
entonces, en un sexto piso sin ascensor. Subí todas las bobinas y luego las fui volviendo a bajar
para llevarlas a digitalizar en lotes de dos o tres. Siempre que iba a recogerlas, volvía casi
corriendo a mi casa para ver el resultado.

A medida que fui descubriendo las maravillas que allí había, tenía cada vez más claro que iba a
hacer algo con ellas. Intuía que en algún lugar de ese material se ocultaba una historia de varias
capas, aunque desconocía qué forma final iban a adoptar. Pensé que el mejor modo de
descubrirlo era dejarme llevar por las imágenes y disfrutar de la gran oportunidad que se me
brindaba al poder trabajarlas con total libertad.
Como por arte de magia, dar una nueva vida al material que filmó mi abuelo, hizo que muchas
otras cosas y personas extraordinarias cobrasen vida también. Y por ese regalo impagable, a él,
a mi abuela y a mi madre les estoy eternamente agradecida." Nuria Giménez Lorang.

Idioma: Castellà

 

Activitats relacionades